jueves, 3 de junio de 2010

Ironman Lanzarote 2010. Crónica.

Tras poco más de un año entrenando específicamente triatlón y con sólo 5 triatlones sobre mis piernas llegó el día que llevaba todo este tiempo esperando, el día en el que me convertí en Ironman.
DÍAS PREVIOS

Llegué a Lanzarote el martes día 18 de mayo, 4 días antes del día del Ironman y lo primero que hice nada más llegar al apartamento que habíamos alquilado fue montar la bicicleta para asegurame que todo estaba en su sitio y no me sobraba ni faltaba ninguna pieza. Después de esto una carrerita suave (6km) por el paseo marítimo donde se realizaría la carrera a pie para soltar las piernas.


Miércoles 19 de mayo, faltan 3 días. Nos levantamos temprano y nos vamos a la playa a ver el recorrido de la natación. El agua estaba estupenda así que damos una vuelta al circuito de la natación (1900 m) a un ritmo suave y haciendo paradas para ver como era tanto la salida como la entrada al agua.
Después del baño, decidimos acercarnos a La Santa con las bicis en el coche para que los mecánicos de la organización nos las revisaran y engrasaran y ya de paso para recoger los dorsales y demás historias. Una vez tenemos las bicis listas salimos ha dar una vuelta (40 km) desde La Santa con un viento infernal.

Jueves 20 de mayo, faltan 2 días. Por la mañana y antes de desayunar salgo a correr y doy una vuelta corta al circuito de la carrera a pie (11 km). A continuación, desayuno y un rato a nadar en el circuito (1000 m).
Ya por la tarde nos acercamos a La Santa a la reunión técnica donde nos dan la buena noticia de que la previsión es poco viento pero mucho calor para el sábado. Después de la reunión vamos a la cena de la pasta donde nos ponemos hasta arriba para llenar las reservas de cara a lo que nos espera.

Viernes 21 de mayo, falta 1 día. Hoy tocaba descanso total, prácticamente estuvimos todo el dia tiraos descansando salvo por la tarde que tocaba llevar tanto la bici como las bolsas para las transiciones a los boxes.


Había tres bolsas para los boxes, la primera que se llevaba el día de la prueba y era donde metías todo lo que te sobraba para nadar, vamos como si fuera el guardarropa; las otras dos bolsas eran para las transiciones nadar-bici y bici-correr.
A las 10 de la noche más o menos nos acostamos y aunque parezca increible consigo dormir bastante bien.

LLEGÓ EL GRAN DÍA

4.30 am, suena el desperador, por fin llegó el día. Nos levantamos y nos metemos un buen desayuno, cola cao, cereales, fruta y alguna galleta, y en seguida cogemos las cosas para la natación, lo demás ya estaba allí, y nos ponemos en marcha.
A las 5.30 am ya estabamos en los boxes, había que inflar las ruedas, poner los bidones en la bici y asegurarse que todo estaba OK, después nos pusimos el neopreno y las cosas de nadar y dejamos todo lo puesto en la bolsa de calentamiento. A las 6.30 o así ya estabamos listos en la zona cercana al arco de salida, la idea era colocarnos alante para no tener que tirarnos toda la naticón pasando gente.
A las 6.59 am avisaron de que quedaba un minuto, y... al minuto dieron la salida!

NATACIÓN

Al haberme colocado tan alante nada más sonar la salida comencé a andar y me metí en el agua, los primeros metros, hasta la primera boya fueron un poco caóticos, algún manotazo, alguna patada... nada fuera de lo normal.
Tras la primera boya, empiezo a coger ritmo y voy muy cómodo, sin mucha gente alrededor. Acabo la primera vuelta en 29'30'' aproximadamente. Entre vuelta y vuelta se salía del mar y se andaba un tramo muy corto de unos 20 m, y cuando estaba apunto de entrar al agua en la segunda vuelta me pareció oir que alguien me gritaba, al final resultó ser Sergio de Torres.


La segunda vuelta la llevaba igual de bien pero en la tercera de las rectas que se hacían para completar el cuadrado del circuito el sol pegaba de cara y era imposible ver nada, así que me empecé a desviar y a perder algo de tiempo.
Salí del agua en 59'50'', pero por lo visto no pasé por el arco del chip hasta 1h00'01''.

T1

Nada más salir del agua pasé por las duchas y llegué a la zona donde estaban las bolsas de la T1, la cogí y me metí en la carpa donde teníamos que cambiarnos. Me lo tomé con calma relativa, me quité el neopreno y el bañado que llevaba y me puse ropa de bici, incluyendo el maillot de Diablillo, metí las barritas en los bolsillos y un tubular de reserva por si las moscas.
Cuando ya estaba casi listo, le pedí a uno de los "untadores" que pe pusiera crema en la zona del cuello para no quemarme en la bici.
Salí de la carpa y tras recorrer unos 300 m cogí mi bici y me dirigí al arco de salida. Al final perdí casi 10' en la transición, pero era inevitable peder ese tiempo dada la longitud de la misma y la cantidad de gente que había.

BICI

Comienzo la bici con ganas, mi objetivo es conseguir una media de 27km/h y hacer un tiempo de 6h 40'.
Los primeros kms pasan rápidos, no hace mucho calor todavía y voy rápido, me mantengo concentrando comindo trozos de barritas cada poco tiempo y bebiendo tanto agua como bebida energética.
Al poco de pasar por Yaiza, km 20, me cruzo con los primeros y veo que Eneko Llanos va tercero a poca distancia de los dos primeros. Esta primera parte es cómoda, pero con muchos toboganes.
Tras el segundo paso por Yaiza entramos en el Timanfaya y nada más llegar veo la típica imagen que se ve en la fotos de una carretera interminable con continuas subidas y bajadas pero que realemente es siempre subiendo.


Una vez sobrepasado el punto más alto de Timanfaya, Montaña de Fuego (km 50), es todo cuesta abajo hasta La Santa (km 65), bueno cuesta abajo relativa que es como son el Lanzarote.
A continuación se hace una subida suave y luego se vuelve a bajar hasta Famara (km 80) y es ahí cuando comienza la parte más dura del sector ciclista.
La primera parte es la subida hasta Teguise, se suben unos 350 m de desnivel durante 10 km, en principio no parece mucho pero la parte final se hace dura y en ese momento empecé a pensar en que quizás había ido demasiado rápido al principio... Desde allí comienza la subida más alta hasta el mirador de Haría (600 m), la primera parte es suave pero al final hay un par de rampas mortales. Justo en la cima (km 104) es donde se recogía el habituallamiento personalizado y así lo hice, paré un momento y me metí en los bolsillos del maillot un platano, unas barritas y un sandwitch de jamón y queso que me había preparado por la mañana.
Volví a ponerme en marcha y tocaba la bajada del mirador de Haría, la más peligrosa de todas y más aún si tenemos en cuenta que soy un poco paquete bajando. Rápidamente llego al pueblo y de repente un repecho tremendo y una sucesión de bajadas y subidas hasta que comienzo a subir el segundo mirador del día, el del Río (km 118), más corto pero más duro.
Los últimos km se hacen durísimos pero hay unas vistas increibles a la izquierda, justo en ese momento se habían ido las nubes y se veían la isla de La Graciosa y otro islote algo más alejado. Una vez en la cima ya sabía que la peor parte estaba pasada y que hasta Arrieta (km 125) era todo bajada, así que me lo tomé con calma, recuperando y comiendo y bebiendo todo lo que no había tomado durante las subidas.
Desde Arrieta se va por una carretera bien asfaltada paralela al mar y justo en ese momento cuando estaba pasando por el km 130 empecé a pensar otra vez que estaba harto de la bici y deseaba ponerme a correr.
Tras unos km fáciles se gira a la derecha y nos metemos otra vez hacia el interior de la isla, hacia Teguise. Se subían 5 km en principio suaves, pero todo el viento que no pegaba en los miradores nos pegaba de cara en ese tramo así que se hizo pesadísimo.
Al pasar por Teguise sabía que me quedaban unos 25 km de teórica bajada pero en realidad no fue así, porque entre que seguían los toboganes y los carteles que marcaban los km estaban mal otra vez comencé a comerme la cabeza y ha pensar que me sería imposible bajar de 7h en la bici.
Continué a mi ritmo y en seguida empecé a bajar y vi que ya estaba llegando así que me dio un subidón porque estaba deseando empezar a correr.
Al final llegué al final de la bici en 6h 35' mejor de lo que esperaba y con la idea de que si hacía una transición rápida me pondría a correr con menos de 8 h de competición encima.

T2

Llego a boxes y enseguida un voluntario me coge la bici, sigo corriendo y cojo la bolsa de la transición. Me siento animado ya que llevaba menos de 8 horas que era mi intención y además estoy deseando correr, así que me cambio rápido en la carpa y salgo disparado (6'46'').

CARRERA

Empiezo a correr con 7h52' de competición y voy animado porque tengo 4h08' para hacer la maratón y así poder bajar de 12 horas.
Nada más empezar a correr me entran ganas de orinar así que aprovecho uno de los baños portátiles para vaciar.
Son las 4 de la tarde y hace un sol de justicia así que voy concentrado e intento beber en todos los avituallamientos para no deshidratarme, además también cojo esponjas para refrescarme pero a pesar de esto hace tanto calor que en seguida te secas, pero a pesar de esto durante los primeros kms me siento bien, voy a un ritmo cómodo de 5' y pico por km y bien de ánimos.


La carrera a pie son tres vueltas, la primera de 18 km y pico y las otras dos de algo más de 11 km, durante la primera vuelta fui capaz de mantener ese ritmo cómodo caminando únicamente en los puestos para beber y refrescarme. El ambiente es espectacular sobre todo en las zonas cercanas a meta, todo el mundo grita tu nombre y te sientes el rey del mundo, pero al poco de finalizar la primera vuelta, km 20 aproximadamente, empiezo a notar que cada vez me cuesta más mover las piernas, no es que me sintiera mal, sólo que mandaba ordenes a las piernas pero estas parecía que no querían moverse, así que comencé a alternar el caminar con el correr.
Al principio intentaba hacer 1' caminando y 3' corriendo pero cada vez me sentía con menos fuerzas y además había mucha gente caminando lo que hacía que me dieran ganas de caminar a mi también, y así fue.
Durante los kms finales de la segunda vuelta únicamente caminaba y ya sabía que era imposible bajar de 12 h así que me empecé a sentir un poco decepcionado pero por lo menos sabía que por muy mal que estuviera iba a acabar seguro.
Al final de la segunda vuelta y principio de la última gracias al ánimo de la gente fui capaz de correr un poco y parecía que me estaba recuperando, pero según pasaban los kms cada vez andaba más y desde el km 32 al 38 sólo caminaba.
Cuando ya me estaba acercando a la zona de meta y ya estaba acabando recuerdo unas personas que estaban sentadas en el paseo y me empezaron a chillar: "vamos!! que tu puedes!! ya queda poco!!", chillaban con tanta fuerza que fui capaz de comenzar a trotar otra vez y durante los últimos 3 km me mantuve corriendo a un ritmo muy suave hasta que cuando ya me quedaban apenas 300 m y veía la meta al fondo, fui capaz de sacar fuerza de lo más profundo de mi cuerpo y empecé a correr más rápido y a alargar la zancada hasta que crucé la meta esprintando. Al final 13h17' con un parcial de 5h25' en la maratón.


TRAS LA LÍNEA DE META

Nada más cruzar la meta me colocaron la medalla que me acreditaba como "finisher" y el director de la prueba me saludó, pero sobre todo me invadió una sensación de satisfación tremenda y se me olvidaron los malos pensamientos que tuve durante la carrera a pie.
Tras la foto de rigor seguí avanzando por la zona de boxes con la sensación de que no sabía que tenía que hacer ahora así que vi un grupo de gente y me dijeron que allí se entregaba el chip, así que me puse a esperar.
Tras un rato esperando me empecé a sentir mal y me dio un bajón hasta el punto que estuve apunto de desmallarme pero me di cuenta y me piré de allí a por la rota y ha comer para recuperar.
Me puse algo de abrigo y empecé a comer como un loco en una especie de buffet que tenía allí montado, lasaña, pasta, bocata de chorizo, fanta de naranja, helado... vamos todo lo que podía y así es como al cabo de una hora y pico por los boxes, aunque para mi habían sido 5 minutos, ya empecé a sentirme recuperado y capaz de recoger las cosas y abandonar los boxes.
Salí de los boxes y me dirigía en dirección al hotel, debían ser más de las 10 de la noche y todavía había gente corriendo, recuerdo que me fije en una chica a la que todavía le quedaba una vuelta entera y pensé: "pufff eso si que es un ironman...".

CONCLUSIONES

Increible la experiencia vivida, totalmente recomendable. Es increible lo que puede llegar ha hacer el cuerpo humano y sobre todo la capacidad de sufrimiento que tiene la gente, no sólo los que hacen el ironman en menos de 9 horas, también los que llegan a meta tras más de 16 horas de sufrimiento.
Si el triatlón engancha no os podéis imaginar lo que engancha el Ironman, yo ya estoy pensando en alguna otra locura para el año que viene y se que muchos diablillos también, así que a quién esté indeciso le animo a echarle huevos y atreverse con un Ironman.

6 comentarios:

Pepeperez dijo...

Joder Julius!!!!! PLAS, PLAS, PLAS, aplausos para ti y para toda la gente que es capaz de hacer algo así.
Me alegro enormemente que acabaras, olvídate del tiempo, eso no vale. Lo que si vale es la proeza y la satisfacción personal que esto conlleva. Esto tb vale para ser mejor persona. ¿Cuantas cosas se piensan eh?

Un abrazo

Manue dijo...

Grande Julio, en los Ironman no se miran los tiempos, y en cualquier caso tu tiempo ha sido de puta madre, ten en cuenta que es un Ironman de los duros de verdad. Enhorabuena Crack, el próximo año me voy contigo.

javicogollo dijo...

Enhorabuena julito.Yo me apuntaria a hacer ironman pero luego hay que terminarlo y tu has puesto muy alto el liston.
Suerte para el proximo.

Jose dijo...

Enhorabuena Julio.
Seguro que fue duro, pero el recuerdo y la satisfación es lo que te quedará para siempre. El primero siempre es el primero. Y seguro que no te será fácil olvidar las sensaciones vividas durante ese día, pero especialmente en los metros finales y en la línea de meta. Te animo a que te lances a por el próximo (es cierto que esto engancha mucho). Y disfruta mucho de lo realizado. Como dice un amigo: "el sufrimiento es momentaneo, la satisfación es eterna" y tu estas en esta segunda fase.
Un saludo,
Jose Marugán

Isaac dijo...

Sin palabras me has dejado! Sobretodo, teniendo en cuenta que esta mañana he sufrido como un fustigado para terminar un triste olímpico!! Eres un crack y lo has demostrado. El sueño está cumplido y hay que marcarse nuevos objetivos. Adelante.

Jandercito dijo...

Enhorabuena otra vez Julio. La crónica se ha hecho esperar pero ha merecido la pena. Que diferente debe ser hablar sobre hacer un Ironman que hacerlo realmente... Tiene que dar una satisfacción terminarlo que no se puede explicar con palabras, seguro...

Y sobre lo que dices de que algunos Diablillos están pensando alguna locura para el año que viene... quizá sea uno de ellos, quien sabe...